JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

En estos días estamos viviendo una de las crisis más grandes de la época moderna: la República de Ucrania trata de sobrevivir frente a Rusia y el tiempo dirá cómo terminará esta crisis. No voy a entrar a analizar el conflicto, pero deseo traer en unas líneas la relación entre la historia de Crimea, los judíos y los palestinos y la actualidad de esta historia.
En la Edad Media existió un reino en los territorios que hoy son Ucrania del este, Rusia europea central, la península de Crimea y el norte de Azerbaiján. Era éste el reino de los Kuzarim o Khazaros, que existió desde el siglo VII hasta el siglo XI. Era un reino formado por tribus proto turcas, que llegaron a Europa en la gran migración de pueblos en los siglos V a VII. Se unieron esas tribus y formaron un reino, cuyo rey era el "Kagan". En el siglo VIII (según parece) el rey y la elite kuzari se convirtieron al judaísmo y existe documentación sobre eso en los siglos IX a XIII. No sabemos a ciencia cierta si se convirtieron al judaísmo rabínico talmúdico o caraíta, o a las dos ramas del judaísmo, pero varios miles de ellos pasaron a ser judíos, hasta que el reino fue destruido por las tribus rusas eslavas por el norte y los turcos musulmanes por el sur. Los judíos de Khazaria se mezclaron con los judíos de Polonia y oeste de Rusia, muchos quedaron en Crimea, talmudistas y caraítas y cuando el Imperio zarista ocupó en el siglo XVII Crimea y el sur de Ucrania, pasaron a ser parte del Imperio ruso, con todos los problemas de los judíos bajo el dominio de los zares. Todos eran judíos y el recuerdo de un reino judío en Crimea se fue olvidando. Mas ese reino dejó un hermoso recuerdo en la historia judía de la Edad Media: en la lejana Andalucía, en el siglo X, la noticia de un reino judío en Crimea despertó los deseos de un gran judío de conocer ese Estado. Vivía en la Córdoba musulmana un gran médico y diplomático judío, Jasdai Ibn Shaprut (915-975) que servía al Califa Abd-el Rajman III. Era médico de la Corte y ministro de Exterior del Califa. También era un erudito en judaísmo y logró convertir a Córdoba en un gran centro judío. Era respetado por todos, musulmanes y cristianos, pero en su interior seguía siendo un judío errante, que sabe que su lugar no es donde está, pese a la grandeza y honores. Ibn Shaprut se enteró, por cartas recibidas de Bizancio que existe un reino judío, por la zona del Mar Negro y decidió averiguar que hay de verdad en ello.
Envió una hermosa y larga carta al rey de Khazaria, Kagan Yosef y entre otras cosas escribe: "Deseo saber la verdad si hay un lugar en el mundo donde el disperso pueblo de Israel tiene realmente un Estado propio y no está sometido a otros pueblos. Y si supiera que eso es verdad, abandonaría todos los honores en mi tierra, mi alto cargo, abandonaría a mi familia y me dirigiría por montes y valles, por mar y por tierra, hasta llegar a ese lugar donde vive mi señor, el rey judío. Vería su grandeza y esplendor; vería como viven tranquilos el resto de Israel. Y tengo otro pedido a Su Majestad, si podéis informarme si tenéis noticias del fin de los tiempos (la llegada

del Mesías), a quien esperamos tanto vagando de una tierra a otra.
Devorados y humillados en la dispersión nada tenemos que contestar a quienes nos dicen "cada pueblo tiene un país, pero ustedes no tienen sobre la tierra ningún rastro de Estado". Palabras proto sionistas hermosas, que nos muestran como se sentían los judíos en la dispersión.
Y esas noticias sobre un Reino Judío en Crimea siguieron acompañando a nuestro pueblo por mucho tiempo. En el siglo XII el poeta y filósofo Rabí Yehuda Halevi (1141-75) escribió su monumental obra filosófica "El Kuzari" subtitulada "Libro de la demostración y ejemplo de defensa de la creencia humillada y despreciada", en la cual trata de demostrar la grandeza del judaísmo, en un libro escrito como diálogo entre cristianos, musulmanes y filósofos y luego un Rabino que demuestra la superioridad del judaísmo y la conversión del rey y sus súbditos en Khazaria. Lógicamente, es una obra escrita en España y utiliza a los kuzarim como ejemplo pero es otra muestra del sueño de tener un estado propio. Y así vemos la relación de nuestro pueblo con Crimea, que terminó trágicamente en la Shoá.
Pero ahí no termina la historia. En el siglo XIX en Rusia y Europa del Este, comenzaron a surgir ideas de que los judíos rusos no son "judíos de estirpe" sino descendientes de los kuzarim convertidos. Rápidamente esas ideas fueron desechadas, ya que los judíos europeos tienen raíces del Medio Oriente, con agregados de conversos, cosa lógica en todos los pueblos y religiones. Pero en el siglo XX apareció un escritor judeo-hungaro, Arthur Koestler, muy aceptado en esa época, que fue un escritor prolífico, comunista y anticomunista, luchador contra Franco en España, que nunca negó su judaísmo y fue sionista en cierta época.
Escribió en los años 30 del siglo pasado el libro "La tribu número trece" y allí trata de demostrar que los judíos ash-kenazitas (es decir los judíos de Europa, excepto España, Italia y los Balcanes) no son realmente judíos de raza, sino que son descendientes de los kuzarim, es decir que no son descendientes de los "asesinos de Jesús" según la propaganda antisemita. Koestler quizó en esa forma luchar contra el antisemitismo cristiano-europeo, pero no logró nada con eso. Los judíos no aceptaron esa teoría, demostrando que son descendientes de judíos de estirpe a los que se suman conversos de todos los pueblos. A los antisemitas no les dice nada esa teoría: el judío es deicida por el simple hecho de ser judío.
Quizás esa teoría hubiera muerto de no ser que los árabes la asimilaron. Como anillo al dedo les vino la teoría de los kuzarim, para demostrar que no tenemos derechos sobre la Tierra de Israel (Palestina según ellos). Desde el Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin al Husseini, (que colaboró con Hitler en la Shoá y bendijo a los musulmanes bosnios que aniquilaban judíos junto a los nazis) hasta hoy en día, utilizan la teoría de los kuzarim o khazaros para negar el derecho del pueblo judío a retornar a nuestra tierra ancestral. Hace unas pocas semanas, en este semanario Aurora se publicó que uno de los líderes palestinos recordaba al mundo que los judíos no son exactamente judíos, sino khazaros.
Así vemos como una crisis lejana a nosotros es parte del conflicto israelí-palestino. ¿Que dirán Putin y los suyos si se plantea el establecimiento de un Estado Judío en Crimea? ¿Qué pensaran los tártaros de esa idea? En fin, material para pensar, estudiar y quizás ridiculizar.
shm111@smile.net.il

Exibições: 44

© 2022   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço