JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

Los Pozos de Isaac
El capítulo 26 del Libro de Génesis recuenta lo que 4000 años atrás fue la primera expulsión de los quienes eventualmente se convertirían en el pueblo judío.
Impulsado por hambre en la tierra, Isaac, tal como su padre Abraham antes que él, se dirige hacia Egipto para encontrar comida. Se detiene en una pequeña ciudad-estado fronteriza de Gaza donde siembra la tierra con gran éxito convirtiéndose en la envidia de los habitantes locales. Ante la posibilidad de conflicto el rey ordena a Isaac se fuera de la ciudad con estas palabras:
—Apártate de nosotros, pues ya eres más poderoso que nosotros.
Expulsado de tierra fértil Isaac y su familia dependen ahora de agua en la estepa

“Cuando los siervos de Isaac estaban cavando en el valle, encontraron un manantial. Pero los pastores de Gerar discutieron acaloradamente con los pastores de Isaac, alegando que el agua era de ellos.

Después sus siervos cavaron otro pozo, por el cual también se pelearon.

Entonces Isaac se fue de allí y cavó otro pozo, pero esta vez no hubo ninguna disputa
(Génesis 19: 21)

La pregunta que debe hacerse cuando se lee en el texto un pasaje en particular es, ¿por qué fue escrito? El autor, sin duda, es consciente de que para que una historia perdure tiene que ser significativa para distintas generaciones a través de las épocas.

Los rabinos Matthew y Miriam Berkowitz nos dicen:
"Isaac no puede cambiar a sus vecinos, pero al cambiar sus propias acciones, cambia toda una situación. La sensibilidad y la creatividad ayudan a romper el ciclo

destructivo. Isaac se ha comprometido a vivir en la tierra de su padre, sin embargo, excava sus propios pozos. Mantiene una visión y hace compromisos sobre la estrategia... El agua representa la vida, sin embargo, cuando el agua de Isaac se convierte en una fuente de disensión, entiende que otras aguas deben alimentar su visión. Y así excava hasta que encuentra, pacíficas aguas vivificantes... Lo que no hace es recurrir a la violencia".

Después- continúa el capítulo 26 - el rey y el jefe de sus tropas vinieron desde Gerar para ver a Isaac, y le dijeron:
“Nos hemos dado cuenta de que el Señor está contigo. Hemos pensado que tú y nosotros debiéramos hacer un pacto,……e hicieron un compromiso mutuo. Luego Isaac los despidió, y ellos se fueron en paz.

John Van Seters, Profesor Emérito de la Biblia hebrea y del Antiguo Cercano Oriente en la Universidad de Carolina del Norte, es de la opinión de que, para este autor, los patriarcas no son sólo pequeñas familias nómadas, sino que representan a la nación de Israel.
La paz firmada, dice Claus Westermann, el fallecido erudito bíblico de la Universidad de Heidelberg, es algo así como un pacto de no agresión; se limita a la promesa mutua de no hacerse daño mutuamente.

La historia entonces, concluye:
Aquel mismo día, los siervos de Isaac fueron y le informaron acerca de un pozo que habían cavado, y le dijeron:
- ¡Hemos encontrado agua!
Isaac llamó a ese pozo Juramento. Por eso la ciudad se llama Beersheba hasta el día de hoy. (Versículos 32 y 33).

Exibições: 93

© 2020   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço