JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

¿El antijudaísmo y el racismo han vencido en las redes sociales? Allon Carino, Ramle

Las redes sociales virtuales son una herramienta tecnológica que permite a los diferentes grupos de personas, instituciones públicas y privadas conectarse virtualmente, unidos por diferentes intereses, ya sea para tener contacto con sus consumidores, motivos de amistad, parentesco, conocimiento científicos, relaciones profesionales, académicas, con fines de lucro, altruistas o simple entretenimiento, de naturaleza erótica, deportiva, o lúdica.
Las redes políticas, las hay de todos tipo, desde los gobiernos que desean difundir información, dar a conocer avances y logros alcanzados o retroalimentarse de las inquietudes de sus gobernados, hasta las que nacen con un tema en particular o generales, ya sea política internacional, local, municipal, o por temas como la protección de grupos vulnerables, derechos de la mujer, de los homosexuales y otras minorías; por lo tanto es errado generalizarlo y es más apropiado clasificarlas como se hace con las arañas, según su color, distribución, tamaño, o población.
Lo relevante de las redes sociales, es que eliminan el papel del lector pasivo, y permite que el lector modifique o sea creador de contenidos, contribuyendo al enriquecimiento del tema o cuestión. Las redes sociales virtuales ha reducido distancias, hoy día se puede mandar un mensaje a un Primer Ministro, a un famoso artista o un líder de opinión sin necesidad de intermediarios, a diferencia de una red social física (persona a persona), en las redes sociales virtuales el espacio geográfico suele ser irrelevante, un japonés o grupo de estudiantes italianos puede incidir en un debate político en Inglaterra, Argentina o Sudáfrica.
Se habla de los peligros que las redes sociales engloban, como es el caso de que un menor de edad sea presa de un pederasta, o el novio virtual de una adolescente le lleve 30 años de edad, la sobrexposición de la intimidad y la cosificación de las personas en base a lo que presentan en las fotografías, lleva a la tendencia de privilegiar lo visual sobre lo textual. Otro peligro muy común es la desinformación que se expone y crea visiones distorsionadas de la realidad y que en algunos casos es interpretada por los internautas como la verdad incuestionable, como decía Mark Twain: "Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados".

El peligro es la propagación del antijudaísmo
El peligro que me ocupa abordar es la propagación del antijudaísmo, la difusión de ideas y acciones antisemitas es muy alarmante, sus principales canales de penetración son twitter, facebook y youtube, basta escribir en facebook la leyenda "I hate Israel", "Destroy Israel" "Palestina libre" "Viva Palestina"; por citar unos ejemplos, y podemos contemplar que en el mejor de los casos son activistas críticos de las políticas de Israel, pero la parcialidad y las imágenes fuera de contexto además de un enconado odio hacia Israel y el pueblo judío emerge notablemente, haciendo prácticamente imposible sostener una discusión civilizada y la confrontación de ideas y argumentos suele terminar en insultos y descalificaciones.
En el combate del antisemitismo se tiene la misma herramienta, sin embargo la actividad en estos foros por parte de los israelíes y las comunidades judías son mínimas al punto que no tienen suficiente impacto, en cierta forma es explicable porque el número es mínimo y además están desorganizados, pero por otro lado la ventaja que ofrece las redes sociales es que no se requieren grandes multitudes para tener una influencia favorable cuando hay una pequeña comunidad organizada, lamentablemente la intervención que he observado de los miembros de la comunidad judía o un simpatizante de la causa israelí, es que generalmente no aporta datos sólidos, sus argumentos suelen ser tan viscerales como el de los foristas que intervienen en favor de los palestinos, y llevando la discusión a un bajo nivel.
Cabe aclarar que es totalmente legítimo simpatizar por la causa palestina y en su caso, cuando llega a presentarse alguna injusticias por parte del Estado de Israel, la crítica es aplaudida, también es respetable la discrepancia hacia el sionismo, y la autocrítica es fundamental, eso nos permite ser una mejor sociedad y un mejor país, sin embargo esta critica y sentido de justicia selectiva en más de una ocasión cae en el antisemitismo y polariza la visión al enclaustrar a un polo del bien y otro del mal en cualquier sentido que se le quiera ver.
Israel esta perdiendo una batalla en uno de los escenarios mas importantes del mundo, el antisemitismo se esta convirtiendo en un mal sobrellevado y tolerado a niveles preocupantes y que parece no llamar la suficiente atención de la sociedad judía o de sus simpatizantes a pesar de que se propaga a gran velocidad. La gran ironía es que

una gran e importante aportación a las redes sociales nació en Israel, con la invención del ICQ que a su vez maduró en el famoso messenger, el cual fue desarrollado por cuatro jóvenes israelíes, el ICQ fue el programa que se nutría del chat y del e-mail de forma instantánea, el messenger hoy día combina la transmisión de voz, datos y video.
De acuerdo con la empresa de investigación de mercados en Internet comScore, la población israelí es la que mas tiempo invierte en las redes sociales, es un tiempo que no se ha sabido canalizar, habría que investigar el por qué, pero es un recurso que no se aprovecha para contrarrestar el antijudaísmo desde el llamado "quinto poder" de los medios virtuales.
A diferencia de lo que muchos piensan, las redes sociales no han sido los generadores de cambios políticos, su gran importancia ha sido la difusión masiva de mensajes e información. Por ejemplo los movimientos sociales gestados en los países árabes y las protestas sociales en Israel por el alto costo de vida, no fueron generados por las redes sociales, nacieron años antes incluso en algunos casos décadas anteriores, las redes sociales facilitaron la difusión de los descontentos acumulados, mostrando fotografías o videos que posiblemente nunca serían publicados o transmitidos por televisión, enviando imágenes en tiempo real, ya sea con información puntual o errónea pero al final con un impresionante poder para canalizar las diferentes expresiones políticas.
Como ya es sabido, no necesariamente los cambios en la "primavera árabe" son positivos, o perfilan una mejora en los países musulmanes, el ascenso de los radicales es un hecho, así pues de genera una de las peores combinaciones, países musulmanes dominados por el fanatismo religioso y un ascenso en el antijudaísmo a nivel mundial, el peor de los mundos.
El mundo online permite que cualquiera suba contenidos de odio antijudío, una persona le resultará complicado manifestarse públicamente en una plaza incentivando el odio hacia los judíos, pero en la comodidad de su hogar puede subir una página con esos contenidos, y ganar mas adeptos que haciéndolo de persona a persona, incluso ni siquiera tiene que tener una computadora propia, puede hacerlo desde un café-Internet. En su momento el partido Nazi se valió de los medios de difusión masiva existentes en la época, fueron visionarios al percatarse de su alto impacto en las masas y explotaron los medios a su alcance exitosamente, el Internet es un poderoso medio de difusión y poco regulado y en muchos aspectos anárquico aunque se cierren algunos portales antisemitas, brotan otros más en cuestión de horas, si alguien se propone editar un periódico incentivando el odio antijudío, la leyes puede sancionarlo, pero abrir una página en Internet con los comentarios mas viscerales no tendrá mayores consecuencias y sí un muy probable éxito mediático.

El grave error de Israel
Israel comete un grave error al no invertir lo suficiente en los medios virtuales para combatir al amplia propaganda que hay contra él, y las comunidades judías a lo largo y ancho del mundo, la propia población debería aprovechar que Israel cuenta con uno de los números más elevados de computadoras hogareñas per cápita de mundo y puede hacer la diferencia y poner el ejemplo al Estado judío o puede optar por seguirlo y permanecer en la indiferencia.
El propio presidente Shimon Peres ha invitado a la juventud a sumarse en el debate virtual para combatir el antisemitismo, si bien hay organizaciones que han despertado el interés en combatir el odio antisemita dignas de mención como la Fuerza Judía de Defensa en Internet, (JIDF por sus siglas en inglés), la JIDF han logrado cerrar varios sitios antijudíos y de propaganda antiisraelí, sin embargo; esto no ha sido suficiente.
Las páginas que promueven el odio antijudío prosperan y gozan de buena salud, según la Fundación Simon Wiesenthal, estima que hay unos 10.000 sitios en la red que abonan al odio, el mundo virtual se ha convertido en un espacio para propagar el terrorismo digital, el Internet es todo un campo de batalla, en la cual Israel y las comunidades judías no están a la altura del reto, peor aún, parece que se esta perdiendo la guerra virtual. Las redes sociales son un arma de dos filos, es un cuchillo, no preocupa que se encuentre en manos de un cirujano, sino en manos de un terrorista.
Esto me recuerda una vieja historia, en la cual un hombre se encuentra paseando por la calle, y en su trayecto observa que hay un anciano en una silla mecedora, a su costado se encuentra un perro, cada ocasión que el anciano se mece pisa la cola del perro y éste chilla, el hombre le pregunta por qué el perro no se quita, el anciano le responde, -le duele lo suficiente para quejarse pero no para levantarse-. ¿Es nuestro caso? Espero que no.

Exibições: 161

Comentar

Você precisa ser um membro de JUDAISMO HUMANISTA para adicionar comentários!

Entrar em JUDAISMO HUMANISTA

Comentário de Iara Kotlhar Schimchak em 8 setembro 2012 às 22:00

Acho este assunto relevante, e concordo com o argumento de que se faz pouco para

combater esta intolerancia na Web.

As instituições judaicas e o governo de Israel deveriam tomar iniciativas bem como nos orientar.

© 2020   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço