JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

Parashat "Shlaj Leja" - Autor: Prof. Shmuel Glick*

Parashat
“Shlaj Lejá”
Autor: Prof. Shmuel Glick*

Interpretación y comentario
Dos pecados que tuvieron consecuencias críticas fueron cometidos por el pueblo de Israel en el desierto: “el pecado del becerro de oro” y “el pecado de los espías”. Estos pecados son típicos de dos debilidades características del pueblo de Israel en todas las generaciones. Una: la tendencia de buscar otros dioses (en todo sentido) en momentos de crisis. Y la segunda: la falta de verdadera motivación para heredar la tierra. Estas debilidades aumentan y vuelven a lo largo de la historia del pueblo de Israel.
La gravedad de estos pecados se expresa en la Biblia mediante sus respectivos castigos.
El pecado del becerro de oro produjo la primera gran crisis en el pacto íntimo entre el Santo Bendito Sea y el pueblo de Israel, el “Pacto del Sinai” (“Os he alzado a vosotros sobre alas de águilas y os he traído a vosotros hacia Mí” (Éxodo 19:4). El quiebre de esta intimidad está simbolizado con el quiebre de las primeras tablas. Después de este pecado, se debilitaron las relaciones entre el Santo Bendito Sea y Su pueblo, y fueron menos íntimas. Fue necesario un nuevo orden y menos intimidad para continuar y fortalecer el pacto del Sinai: “Mi enviado irá delante de ti” (Éxodo 32:34). La gravedad del pecado del becerro es que su vergüenza y dolor la cargan también las próximas generaciones: “Les dijo el Santo Bendito Sea: Vosotros llorasteis en vano, pero Yo les decreto llanto por generaciones” (Taanit 29a).
La gravedad del “pecado de los espías” es mayor que la del becerro, y se expresa en la falta de preparación del pueblo para enfrentarse a las dificultades necesarias para heredar la tierra. Este pecado expresa, por un lado, la crisis de fe que empezó con el pecado del becerro y que llevó a Dios a dudar sobre la continuación de la existencia del pueblo: “Lo golpearé con mortandad y lo destruiré, empero te haré a ti un pueblo grande y poderoso, más que él” (Números 14:12). Hasta que Moshé pide desesperado: “Absuelve ahora la iniquidad de este pueblo de acuerdo con la grandeza de Tu benevolencia, así como has perdonado al pueblo éste, desde Egipto y hasta ahora. Y dijo Dios: He absuelto según tu palabra” (Números 14:19-20).
Por otro lado, el pecado de los espías es superior al pecado del becerro por la falta de fe en sí mismos para enfrentar las dificultades: “Parecíamos a nuestros ojos como langostas y así éramos ante los ojos de ellos” (Números 13:33). Este pecado hizo que el ingreso a la tierra fuera pospuesto por una generación completa.
A diferencia del pecado del becerro cuyas raíces están unidas al pasado del pueblo de Israel en Egipto -en la tendencia de buscar otros dioses en momentos de crisis-, el pecado de los espías se compone de dos transgresiones: la falta de fe en la promesa Divina de entregarles la tierra y la falta de fe en la capacidad “propia” del pueblo para enfrentarse a las dificultades necesarias para heredar la tierra y concretar así la promesa de Dios a Abraham. Por esta razón, su gravedad supera a la del pecado del becerro.
Grandes comentaristas analizaron el caso de los espías y trataron de aclarar la transgresión de quién es superior aquí. ¿Acaso la transgresión de los espías que no se conformaron con pasar información a los líderes de sus tribus, sino que se dirigieron -por sobre ellos- a Moshé y Aarón, e hicieron saber al público una información delicada para que el pueblo se rebele contra el liderazgo que lo estaba guiando a la tierra prometida? ¿O la transgresión del pueblo es mayor aún porque recibió la interpretación de los informantes y decretó: “No podremos subir contra el pueblo, ya que es más fuerte que nosotros” (Números 13:31) y no creyó en la promesa Divina de heredar la tierra?
Y todavía el gran asombro: ¿cómo un pueblo que vivió en Egipto cientos de años de dura esclavitud en que “Les amargaron sus vidas con trabajos duros, en argamasa y en ladrillos, y en todo trabajo en el campo. A todos sus trabajos los sometieron, haciéndolos trabajar con dureza” (Éxodo 1:14) con una antígua esperanza de volver a la tierra de sus padres (“Y la cuarta generación volverá aquí” Génesis 15:16), puede retroceder en un momento de prueba?
Tres opiniones interesantes y relevantes se encuentran en las palabras de los comentaristas.
El rabino Simja haCohen de Dvinsk, en su libro “Meshej Jojmá”, escribe: “Puede ser que dijeron que grandes guerras como ésas no son apropiadas para nuestra generación, sino para nuestros hijos, que crecerán sin humillaciones ni esclavitud. Por eso dijeron: `Porque más fuerte es que nosotros' y no que nuestros hijos”. Es decir, los espías quisieron evitar la entrada a la tierra porque, como representantes del pueblo, conocían la debilidad espiritual de éste y sabían que esta debilidad impediría que ellos vencieran en la lucha.
El rabino Ishaiahu Horowitz en su libro “Shnei lujot habrit al haTorá”, escribe: “Los espías tenían temor a los cambios sociales que vendrían como consecuencia de la entrada a la tierra y que traerían un obligado cambio en el liderazgo actual”.
La profesora Nejama Leibovitz, en “Iunim besefer Bamidvar”, escribe: “El pueblo y su liderazgo -que estaban acostumbrados a una vida de esclavitud-, tenían temor a la independencia y a la responsabilidad que surge dentro de esa independencia, por eso perjudicaron su entrada a la tierra”.
* Profesor de Educación y Halajá, Instituto Schechter de Estudios Judaicos, Jerusalén
Editado por el Instituto Schechter de Estudios Judaicos, la Asamblea Rabínica de Israel, el Movimiento Conservador y la Unión Mundial de Sinagogas Conservadoras.
Traducción: rabina Sandra Kochmann

Exibições: 73

Comentar

Você precisa ser um membro de JUDAISMO HUMANISTA para adicionar comentários!

Entrar em JUDAISMO HUMANISTA

© 2019   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço