JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

¿Qué hay detrás de la frialdad de Egipto hacia Hamás? Mira Tzoreff*

La dura actitud del presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi hacia Hamás, al que trata como a un enemigo, está condicionada por las circunstancias que lo llevaron al poder en julio de 2013 un año después de la elección presidencial de Mohammed Morsi, el candidato de los Hermanos Musulmanes por el Partido de la Justicia. Sisi lo derrocó en nombre de "la voluntad del pueblo" (eradat al-Shab). Después de asumir el poder, Sisi declaró la guerra a los Hermanos Musulmanes. Prohibió el movimiento, lo declaró como una organización terrorista, y luego persiguió despiadadamente a los grupos terroristas yihadistas en el Sinaí.
Sisi ha hecho poca diferencia entre la Hermandad Musulmana egipcia y su rama palestina, Hamás. Él ha destruido cientos de túneles de Hamás utilizados para contrabandear armas desde y hacia la Franja de Gaza a los grupos yihadistas globales activos en el Sinaí.
Sisi ha dedicado gran parte de su tiempo y energía para la rehabilitación de Egipto después de casi cuatro años caóticos de agitación política. La economía está al borde del colapso, la pobreza ha aumentado, y el número de los desempleados -70% de los cuales son jóvenes, entre las edades de 15 a 29 - aumenta.
El turismo, uno de los impulsores de la economía egipcia, ha disminuido notablemente ante la ausencia de la seguridad pública. La semana pasada, durante una visita a Ismailia, Sisi anunció su plan para ampliar el Canal de Suez con un canal paralelo de 45 millas con el fin de aumentar la capacidad del canal, albergando de 49 a 97 barcos por día.
Este ambicioso proyecto añadirá cuatro nuevos puertos marítimos, una nueva zona industrial, y un "valle de la tecnología." Se espera crear un millón de nuevos puestos de trabajo y será financiado por el sector privado de Egipto, así como por los préstamos de los aliados cercanos. Sisi declaró que la primera fase del proyecto se completará el 26 de julio de 2015, fecha coincidente con el 59 aniversario de la nacionalización del Canal de Suez por Gamal Abdel Nasser.
La fecha elegida no es casualidad, ya que Sisi está cultivando activamente una imagen de sí mismo como el nuevo Gamal Abdel Nasser.
Sisi reconoce que a pesar de que se percibe como alguien capaz de restaurar la estabilidad, la seguridad y el crecimiento económico de Egipto, él no tiene tiempo o autoridad ilimitada. Ibrahim Daoud, en el diario Al-Youm Al-Sabea, señaló que "el presidente entiende que su pueblo, que ha puesto a dos presidentes en la cárcel, no dudará en hacerlo una tercera vez si el presidente va a tomar medidas que lo perjudique. Activistas jóvenes en Egipto también han puesto en marcha una serie de sitios web con el nombre de "Sisimeter" para medir los logros del presidente.
Por lo tanto, la posición de Egipto durante la operación militar de Israel contra Hamás debe ser entendida en el contexto de los desafíos internos de Egipto y la posición de Sisi como un presidente "en libertad condicional."

Hamás, amenaza de seguridad en Egipto
Sisi percibe Hamás como un afiliado a la Hermandad Musulmana egipcia que está amenazando las fronteras de Egipto y poniendo en peligro su seguridad. Él también considera que Hamás pone en peligro los intentos de Egipto para reactivar el turismo en el Sinaí y mejorar la situación socioeconómica de la población beduina en la península.
La población del Sinaí fue descuidada durante generaciones por los distintos regímenes en Egipto y, como resultado, muchos han apoyado a los grupos yihadistas que operan en el norte del Sinaí, cerca de Gaza.
Sisi cree que Hamás era responsable de los ataques de estos grupos contra efectivos militares y de seguridad egipcios. En febrero de 2011, tras el derrocamiento de Mubarak, varios policías egipcios fueron secuestrados en el Sinaí y al parecer ingresados en la Franja de Gaza, donde fueron utilizados como moneda de cambio para la liberación de los presos políticos. En agosto de 2012, un ataque en Rafiah mató a 16 soldados egipcios durante la cena Iftar (que finaliza cada día de ayuno de Ramadán). Además, en mayo de 2013, siete soldados egipcios fueron secuestrados en Rafiah: el incidente fue pensado para avergonzar a Sisi, quien se desempeñaba como ministro de Defensa.
Hace poco más de dos semanas, el 23 de julio, Sisi pronunció un importante discurso para conmemorar el aniversario de la Revolución de los Oficiales Libres de Egipto de 1952 que trajo a Gamal Abdel Nasser al poder. Sisi aprovechó la ocasión para refutar la afirmación de que Egipto estaba dando la espalda al pueblo palestino.
Afirmó que a lo largo de la larga historia del conflicto entre Israel y Palestina, Egipto ha sacrificado cien mil personas a la causa palestina. Sisi criticó a Hamás por la adhesión a la resistencia armada (muqawama), declarando que después de cuarenta años de ir en esta dirección, era el momento de parar y sopesar el equilibrio de logros y fracasos. Concluyó con la declaración inequívoca de que la política de Egipto se rige por las necesidades de seguridad nacional de Egipto.
Los medios de comunicación de Egipto han permanecido detrás de la posición de Sisi, transmitiendo el mensaje inequívoco de "Egipto primero" (awalan Misr). En otras palabras,

los difíciles problemas económicos y sociales de Egipto deben tener prioridad sobre los problemas de sus hermanos palestinos.
"Mashal [el jefe político de Hamás], estamos cansados de la defensa de la causa palestina... Tenemos suficientes problemas de nuestra propia casa", escribió Hamdi Rizq en su columna en Al-Masry Al-Youm.
Amr al-Shobaki, otro columnista, declaró que "nadie debe colocar al ejército egipcio en una guerra externa que no tiene nada que ver con la protección de su territorio nacional." Mahmud Sultan, uno de los editores de al-Mesryoon, se preguntó "¿cómo se le puede pedir a un civil hambriento, privado de atención de la salud y una educación adecuada, que no duerme de forma segura en su casa, no es saludable, y no tiene nada para alimentar a sus hijos, que participe en la batalla por la liberación de Jerusalén?" Según los partidarios de Sisi, esta política no se contradice con la solidaridad y la empatía que sienten hacia el pueblo palestino en general y aquellos que residen en la Franja de Gaza, en particular, Palestina no es sólo Gaza y Gaza no es sólo Hamás. Egipto, destacan, diferencia entre el pueblo palestino y sus dirigentes. Hamás, dicen, ha abandonado el interés nacional palestino, trabaja para intereses extranjeros - principalmente los de la Hermandad Musulmana, Qatar e Irán - y ha abandonado al pueblo palestino en su búsqueda de poder.
Algunos analistas egipcios consideran el comportamiento de Egipto como un intento de abrir una brecha entre el público palestino en la Franja de Gaza y Hamás, con el fin de demostrar que la elección de Hamás en 2006 fue un error. Si lo hace, podría allanar el camino para el regreso del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, que se espera que pueda rescatar a Gaza desde el desastre que trajo sobre ella el liderazgo de Hamás. Para estos egipcios, Abbás, que ha aportado mucho a la opción de la lucha armada y siendo el elegido para perseguir el objetivo de un Estado palestino a través de negociaciones, les recuerda en los últimos tiempos al presidente de Egipto Anwar Sadat. Sadat finalmente abandonó la guerra después de 1973, que había agotado y empobrecido al pueblo egipcio, y eligió la paz como alternativa, a través del cual Egipto fue capaz de restaurar su dignidad y territorio.
En este espíritu, Gamal Abu Hassan publicó un artículo en Al-Masry Al-Youm un día después del discurso de Sisi, titulado "¿Por qué los egipcios no derramaron lágrimas por Gaza?". Egipto, afirmó, opone a la autoproclamada estrategia "heroica" de Hamás y cree que sus desventajas superan las ventajas. De hecho, afirma, Egipto no ha cambiado su posición sobre la cuestión palestina en los últimos tres años, ya que se dio cuenta de los riesgos que entraña la estrategia de la "Resistencia". Egipto, Abu Hassan destacó, ha adoptado una estrategia diferente, que ha demostrado ser mucho más eficaz en este complejo conflicto.

La cooperación con Israel no es tabú
La política oficial de Egipto con respecto a Hamás afecta naturalmente su posición hacia Israel. Las opiniones simpáticas con Israel expresadas en los medios de comunicación estatales de Egipto en relación con Hamás, incluso antes de la "Operación Margen Protector" no tenían precedentes.
Tawfik Okasha, director y propietario del canal de televisión por satélite Al-Fara'een, declaró: "Yo voy a llevar el sombrero ante Israel, y yo estoy diciendo que el ejército israelí, la gente, y su liderazgo son hombres". Esta expresión de admiración desnuda que la posición de Egipto hacia Israel durante el conflicto con Hamás es impulsada por razón de Estado. El ministro de Petróleo de Egipto, Sherif Ismail, expresó al diario egipcio Daily News que importar gas de Israel "es una necesidad ... lo que es del interés de Egipto deben ser implementado de inmediato, ya que se trata de una crisis energética. Que el presidente y el gobierno trabajan indirectamente con Israel ya no es tabú."
Por otra parte, en el ámbito de la seguridad, el Egipto de Sisi ha sido persistente en su destrucción de los túneles que conectan el Sinaí a Gaza, ha frustrado constantemente los intentos de Hamás de disparar misiles desde el Sinaí hacia Israel, y sus constantes intentos de filtrar atacantes suicidas hacia Israel. El cruce de Rafiah ha sido bien administrado, y sólo se abre durante periodos poco frecuentes, cortos de tiempo con fines humanitarios.
Ninguna de estas medidas han dado lugar a protestas masivas en las calles egipcias. Parece como si la mayoría de los sectores de la sociedad egipcia se dan cuenta de que la cada vez más estrecha cooperación económica y seguridad con Israel es de hecho compatible con el interés de Egipto. El movimiento Tamarud ha sido una excepción, pidiendo la expulsión del embajador israelí de El Cairo. También ha habido iniciativas individuales y grupales aisladas para recolectar donaciones para la gente en la Franja de Gaza, pero este apoyo para el sufrimiento del pueblo de Gaza no es necesariamente una expresión de apoyo a Hamás. Parece que cuando se enfrentan a la elección entre la casa egipcia y el colectivo musulmán, entre la defensa a ultranza de la frontera con Egipto en el Sinaí y la protección de Gaza y sus habitantes, los egipcios tienen, por el momento, elegido "Egipto en primer lugar."
*Instituto Moshe Dayan

Exibições: 25

Comentar

Você precisa ser um membro de JUDAISMO HUMANISTA para adicionar comentários!

Entrar em JUDAISMO HUMANISTA

© 2019   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço