JUDAISMO HUMANISTA

O Judaismo Humanista é a pratica da liberdade e dignidade humana

Seis recomendaciones para la Operación Amós Yadlin*

En contraste con el cliché de que no existe una solución militar para el terrorismo, Israel ha demostrado que puede resolver las amenazas terroristas sistémicas militarmente. No obstante, la solución política es siempre preferible. La solución política a largo plazo para Gaza es el continuo debilitamiento de Hamás - económico, político y militar- y la creación de mejores alternativas políticas, tanto para los palestinos como para Israel. En los últimos dos años, Hamás ha estado política y económicamente debilitado. Si, después de la Operación Margen Protector, se debilita militarmente, será posible -junto con Egipto, los Estados árabes moderados, y la comunidad internacional- que la Autoridad Palestina entre de nuevo a Gaza, garantice el desarrollo económico allí, y que Israel levante gradualmente el bloqueo. Esto, además de la prevención de la acumulación de la fuerza bélica y la desmilitarización de la Franja de Gaza, serán factores clave en la estabilización de Gaza, dirigiéndola hacia un desarrollo favorable.

Aquí expongo seis factores de la situación:
1) Equilibrio estratégico asimétrico: Después de casi tres semanas de enfrentamientos entre Israel y las organizaciones terroristas en la Franja de Gaza, en la que unos 1.500 cohetes han sido disparados contra ciudades y pueblos israelíes, e Israel lanzó unos 3.500 ataques aéreos contra Gaza, hay un equilibrio estratégico, aunque esencialmente asimétrico, entre Israel y Hamás. El "empate asimétrico" es un concepto importante que igualmente representa a algunas de las situaciones estratégicas pasadas de Israel. La asimetría actual proviene en primer lugar del hecho de que Hamás opera con las normas de una organización terrorista disparando indiscriminadamente contra civiles, mientras que Israel, que se rige por el derecho internacional, se limita a atacar sólo objetivos militares y trabaja para evitar dañar a personas inocentes.
Un segundo punto de asimetría tiene que ver con el objetivo de la confrontación y de la definición de la victoria. Hamás puede afirmar que interrumpe la rutina civil en todo Israel, dañando su economía y sus relaciones exteriores sin ser derrotado. Dada la asimetría de la vía militar, una no-derrota es, desde el punto de vista de Hamás, una victoria. Por lo tanto, la proyección de una imagen de la victoria es fácil: basta con mostrar los israelíes que se acuestan al lado de la carretera cuando las sirenas advierten de cohetes entrantes y las fotos de soldados muertos en batalla en las primeras planas de los diarios del país. Israel, en cambio, debe dar a Hamás un golpe realmente fuerte con el fin de alcanzar sus objetivos estratégicos.

Por otra parte, Israel goza de una ventaja cualitativa inconmensurable en términos de la potencia de sus sistemas de armas en comparación con los disponibles de Hamás y por lo tanto también la capacidad de escalar la campaña –un privilegio que Hamás ya ha perdido. Este aspecto de la asimetría se ha pronunciado, ya que Hamás ha reanudado su operación como un grupo terrorista de resistencia, después de haber entregado la responsabilidad de la Franja de Gaza de nuevo a la Autoridad Palestina y el gobierno de tecnócratas convocado tras el acuerdo de reconciliación con Fatah. El equilibrio interno de Hamás del poder ha cambiado a favor del ala militar, que ha reforzado su posición como el principal elemento de poder en la organización.

2) La estrategia defensiva: ambas partes han destacado en sus estrategias defensivas. Israel sorprendió a Hamás y al mundo en general con su capacidad para proporcionar una respuesta casi hermética a los ataques con cohetes de Hamás, detenidos por la exitosa Cúpula de Hierro. Gracias a la buena inteligencia y la actividad operativa eficaz, rápida, Israel ha frustrado la mayoría de las sorpresas de Hamás, en especial los ataques terroristas pretendiendo causar víctimas en masa y los secuestros a través de túneles excavados hasta Israel. Hamás se ha concentrado en la defensa de su ala militar y el liderazgo político, que han desaparecido bajo tierra en bunkers reforzados por debajo de las instalaciones civiles. Irónicamente, la "Cúpula de Hierro" que protege al ala militar de Hamás es la población civil de Gaza -la misma población que es alentada por Hamás a subir a los tejados de las casas y a permanecer en las proximidades de las actividades de fuego, y además, la utilización de escuelas y organismos civiles como escondites de su estructura de mando.

3) La preparación para la confrontación: Hamás se ha preparado bien para esta ronda de combates. Parece que ha estudiado la estrategia de Tzáhal y las herramientas operativas de las campañas de 2009 y 2012 y ha ideado una respuesta sistémica a ellos. El ejército israelí, que no inició el enfrentamiento actual, fue arrastrado a ella sin una estrategia actualizada, un ataque eficaz de apertura, nuevas ideas de operación, y con la comprensión suficiente de las razones del enemigo. Israel parece haber asumido que Hamás estaría presionado por el aumento del alcance y la intensidad de los ataques y por lo tanto se ve obligado a poner fin a la confrontación de una manera similar a la manera en que terminó rondas anteriores. Sin embargo, su renuncia a la responsabilidad en los frentes cívicos y políticos permitió a Hamás ignorar los ataques de Israel sobre el "Estado de Gaza" y concentrarse en cambio en la rama militar. Este cambio de enfoque de Hamás no penetró el pensamiento de Tzáhal, que se enfocó en los ataques aéreos en lugar de concentrarse en apuntar y disparar contra los comandantes del Hamás y las capacidades de su ala militar. Las Fuerzas de Defensa de Israel se aferraron a la idea de "otra ronda" y al uso graduado de la fuerza, en lugar de cambiar su paradigma y tratar esto como una confrontación diferente de las del pasado.

4) El logro de los objetivos: en el momento de escribir estas líneas, los objetivos estratégicos de las operaciones no se han alcanzado. Israel aún no ha formulado un enfoque sistémico y los instrumentos operativos ofensivos adecuados para alcanzar sus objetivos estratégicos. Hace diez días, Israel se vio obligado a actuar para alterar el equilibrio estratégico a la luz de la comprensión de que incluso los modestos objetivos de la operación presentados por el primer ministro -el restablecimiento de la calma, la rehabilitación de disuasión de Israel, y el enfrentamiento al ala militar de Hamás con un duro golpe- no se lograron por la fase aérea. Sin embargo, la maniobra de tierra limitada Israel orientada a destruir los túneles, tampoco ha cambiado radicalmente la situación. Esta fase, que neutraliza una capacidad estratégica Hamás significativa y por lo tanto le niega la oportunidad de escalar la situación, es muy importante, pero no es en absoluto suficiente. La supervivencia del ala militar de Hamás es un logro, junto con su capacidad para seguir el lanzamiento de cohetes en el frente civil de Israel a lo largo de los combates e incluso logrando interrumpir el tráfico aéreo civil a Israel. La incursión terrestre, que se ha desarrollado hasta el momento está lejos de maximizar el poder de Tzáhal, se concentra fundamentalmente en la actividad defensiva, y no está marcado por la creatividad necesaria-, mientras que Hamás ha interiorizado claramente las lecciones de las anteriores rondas. ¿Es el daño inadecuado al ala militar de Hamás, el resultado de fallas de inteligencia? O bien, si el daño es inadecuado, ¿se deriva de la preocupación justificada de no dañar a personas inocentes? ¿O es el supuesto operativo -que Hamás debe ser preservado como responsable de Gaza - simplemente incorrecto?

5) La importancia de la legitimidad: Israel goza de un alto grado de legitimidad, entre sus aliados, e incluso en el mundo árabe, derivado de la negativa de Hamás a aceptar "la calma mutua" del Primer Ministro Biniamín Netanyahu en los primeros días de la operación, su negativa a aceptar la propuesta de alto el fuego egipcio y el descaro con el que se ha violado el alto el fuego humanitario. No sólo el presidente Obama y la canciller Merkel apoyan el derecho de Israel a defenderse de los cohetes contra civiles; el Ministro de Relaciones Exteriores de Egipto indicó que Hamás es responsable de los civiles muertos en Gaza debido a su negativa a respaldar el alto el fuego aceptado por Israel. Al mismo tiempo, mientras que Israel puede tener la comprensión de los líderes occidentales, que no cuentan con el apoyo de la opinión pública internacional, afectados por las fotografías gráficas de la muerte y la destrucción civil procedentes de Gaza. Con la difusión de las fotografías tomadas durante el alto el fuego humanitario, la presión de la opinión pública se ha incrementado y se convierte en un tema de consideración para los decisores israelíes, aunque no en el mismo grado que

en los enfrentamientos anteriores

6) El aspecto regional - riesgos y oportunidades: hasta el momento, las preocupaciones y las previsiones de una escalada regional han resultado infundadas. Las manifestaciones de los árabes en Israel y en Cisjordania, en las dos primeras semanas de la operación no exceden el alcance de las manifestaciones antes de la operación. Con la tercera semana de la operación, aparecen los primeros signos de un mayor malestar a la superficie, junto con víctimas mortales en la Ribera Occidental. Sin embargo, el supuesto es que una tercera Intifada violenta no es la opción preferida por el presidente Abbas y sus líderes en Ramallah. Su costo se entiende y representa un serio obstáculo. Los pocos cohetes disparados desde el Líbano y Siria no abrieron un segundo frente, e Israel contuvo bien estos eventos aislados. Los cohetes fueron lanzados por pequeñas organizaciones marginales palestinas incapaces de establecer otro frente en llamas. Ni Hezbollah, enredado en la lucha contra los yihadistas en Siria, ni Assad abrirán un frente militar en nombre de Hamás, que hace dos años abandonó el eje radical pro iraní. Las conversaciones nucleares con Irán, que se extendieron la semana pasada, no terminaron en una crisis o en un "mal acuerdo", desviando así la atención de Israel. Además, la crisis puso de manifiesto el conjunto regional de alianzas e intereses que se superponen. El hecho de que Israel, Egipto, la Autoridad Palestina y los estados árabes del Golfo (excluyendo Qatar) están alineados en contra de Hamás y sus aliados representan oportunidades para la actividad diplomática y financiera contra Hamás y la canalización de otras cuestiones en una dirección positiva en la arena palestina más amplia.

Seis recomendaciones para la acción
1) Cambiar del supuesto básico de que Hamás debe ser preservado como la entidad responsable de Gaza: este supuesto causa un daño múltiple: previene daños extremadamente duros a Hamás a menos que caiga; hace que Hamás crea que puede extender los combates sin pagar por ello con su propia muerte; y evita la posibilidad a largo plazo de la restauración de la Autoridad Palestina como el poder dominante de Gaza. La suposición de que si Hamás cae será sucedido por los grupos más radicales requiere un análisis más detallado. ¿Qué organización puede amenazar a Israel más que Hamás y disparar cohetes más allá de Haifa? ¿Qué elemento puede cavar decenas de túneles terroristas? Es hora de repensar las previsiones del fin del mundo de "un tsunami global de la Yihad" que no se ha materializado en el pasado- ni desde Afganistán a Irak, ni desde el Sinaí hasta el Golán. Cualquier organización radical que tome el control de Gaza tras el colapso de Hamás tendría que pasar años desarrollando la infraestructura terrorista que ya ha construido.

2) Presión militar continua -tanto desde el suelo y el aire- para infligir graves daños en el ala militar de Hamás: Una vez que nos sacudimos el supuesto de que Hamás debe ser preservado como responsable en Gaza, la atención debe centrarse en la ampliación de la acción militar para hacer frente a duro golpe a la rama militar de Hamás. El ala militar lo impide con el alto el fuego y, por tanto, debe ser golpeada y debilitada.
La entrada de las tropas de tierra ya ha dado lugar a algunos logros: el descubrimiento y destrucción de túneles, un daño limitado al ala militar, y el aporte que ha dado una nueva inteligencia de alta calidad. Aún así, la campaña terrestre actual no es una maniobra que perturba el equilibrio del enemigo. Así, la campaña debe continuar, y Gaza debe ser seccionada en diferentes unidades. Esto generaría presión en áreas específicas desde las que Hamás está disparando y en los cuales tiene una presencia militar significativa. Maniobras sorpresa, la destrucción de los sitios de lanzamiento de cohetes, la evacuación de la población civil, y la inteligencia y esfuerzos operativos para llegar a la fabricación de Hamás, centros de lanzamiento y de comando y control son todos movimientos necesarios. El liderazgo de Hamás debe decidir que un alto el fuego es preferible a la continuación de los combates. Debe sentir que el nudo se está apretando y que Tzáhal lo está cerrando.

3) Trabajando hacia un equilibrio inequívoco a favor de Israel: el fin de la campaña contra Hamás con un estancamiento estratégico proyectaría debilidad israelí en otros lugares también. Hamás es el enemigo más débil de Israel. Hezbollah tiene muchos más misiles y cohetes y muchas más cabezas de mucha mayor precisión.
Damasco y Teherán también estudiarán los resultados de la campaña actual. Sin duda, todos los ámbitos tienen sus características particulares y la disuasión de Israel contra los Estados es mucho más eficaz que contra las organizaciones terroristas.
Sin embargo, una campaña interminable y sin una decisión clara, en la que Israel lleva a cabo una maniobra de tierra limitada, dejando a su enemigo con capacidades militares estratégicas, ya que está protegido por la población civil, y el fracaso para destruir el ala militar de Hamás y sus liderazgos civiles son sólo algunos de los factores que constituyen el saldo final susceptible de erosionar la disuasión de Israel y llevar a otros enfrentamientos en estadios mucho más complejos que los de Gaza. La lógica sistémica conduce a que Hamás debe pagar un precio infinitamente alto, no sólo en infraestructuras, sino sobre todo en sus componentes clave de la fuerza, la dirección y el mando militar de alto rango, y contra su capacidad de atacar al Estado de Israel.

4) La prevención de la acumulación futura es esencial para un largo período de calma: Ni la Operación Plomo Fundido, ni Operación Pilar de Defensa crearon mecanismos eficaces para la prevención de la posterior acumulación de fuerza de Hamás. Es fundamental entender que, sin atender a la fuerza la acumulación, la próxima ronda será pospuesta sólo la disuasión. La disuasión de Israel contra Hezbollah es extremadamente fuerte (gracias a varios factores: el golpe a Hezbollah fue propiciado en 2006, que superó con creces lo que se espera; su responsabilidad para con el Estado libanés; las sensibilidades intra -étnicas en el Líbano, y el hecho de que no tiene ninguna legitimidad para atacar a Israel).
Contra Hamás, la disuasión de Israel no era lo suficientemente eficaz y no garantizó un largo periodo de calma. Por tanto, es importante asegurarse de que la rehabilitación de la fuerza de Hamás sea muy lenta o inexistente. El hecho de que Egipto sea actualmente efectivo en la prevención del contrabando, son necesarios acuerdos con otros países árabes para oponerse a la futura acumulación de fuerzas de Hamás, y debe contemplarse el derecho de Israel a actuar en contra de su rearme con cohetes. Todo esto debe ser parte de cualquier acuerdo al final de la Operación Margen Protector.

5) Poner fin al bloqueo económico: parte de la resistencia constante de Hamás se explica por sus voceros: "No tenemos nada que perder; la situación en Gaza es tan grave que no tenemos miedo de los golpes militares o de la ocupación israelí." Esta es propaganda que no va a sobrevivir a la prueba de más presión sobre Hamás.
No obstante, en cualquier futuro acuerdo, corresponde a Israel distinguir entre el bloqueo económico, que debe relajarse, y el cerco militar, que se debe cumplir estrictamente. Dondequiera que haya una tensión entre el desarrollo económico de Gaza y la posible acumulación de la fuerza, la prevención de cualquier acumulación de fuerza debe ser primordial. El desarrollo económico de Gaza es de interés israelí. Brindará una situación más positiva a la población de Gaza, reducirá el apoyo al terrorismo basado en la desesperación, y recordará a los habitantes de Gaza los costes que tendrán que pagar en otra ronda de violencia. Por lo tanto, Israel debe contar con la comunidad internacional y los países árabes moderados en un proyecto de desarrollo económico de Gaza.

6) Un horizonte político: En contraste con la declaración cliché de que no existe una solución militar para el terrorismo, Israel ha demostrado que puede resolver las amenazas terroristas militarmente. No obstante, la solución política es siempre preferible. Dicho esto, una solución política sin una posición militar ventajosa y la comprensión de la otra parte que una confrontación militar no promoverá su objetivo político sólo puede fallar. La solución política a largo plazo para Gaza es el continuo debilitamiento de Hamás - económico, político y militar- y la creación de mejores alternativas políticas, tanto para los palestinos e Israel. Si, después de la Operación Margen Protector, se ha logrado debilitar a Hamás militarmente, así, será posible - junto con Egipto, los Estados árabes moderados, y la comunidad internacional -que la Autoridad Palestina entre de nuevo a Gaza, garantice el desarrollo económico allí, y con el bloqueo gradualmente levantándose.

*Jefe de INSS (Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, Universidad de Tel Aviv)

Exibições: 74

Comentar

Você precisa ser um membro de JUDAISMO HUMANISTA para adicionar comentários!

Entrar em JUDAISMO HUMANISTA

© 2019   Criado por Jayme Fucs Bar.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço